viernes, 30 de noviembre de 2012

Que lo único constante es el cambio, ya lo sabes. Pero aunque lo sabes lo ignoras, lo olvidas y cada vez que algo cambia en tu vida te enojas y te resistes. En lugar de percibir al cambio como una amenaza, siéntelo como la oportunidad que realmente es. Estar entre los primeros en aceptarlo te coloca en una posición de liderazgo muy difícil de equiparar. Y ser el promotor de un cambio que consideres positivo para ti y para tu entorno puede llevarte a un nivel de excelencia que ni siquiera puedes llegar a imaginar. Acepta el cambio, no le temas, conviértete en agente de cambio y tu vida, casi mágicamente y casi sin que puedas darte cuenta, saldrá disparada hacia tus sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario